¡Poder de Dios para salvación!

La palabra de Dios sostiene en el libro de Romanos el capítulo 1 y el versículo 16 que el evangelio es poder de Dios para la salvación de todos los creyentes. Esta verdad notable e inspiradora se cumple con frecuencia en nuestro ministerio La Voz de la Esperanza.

Recientemente La Voz de la Esperanza participó en una mega-campaña celebrada en Baja California durante la semana del 14 al 21 de Mayo. Más de setenta evangelistas participaron en el evento y se bautizaron 445 almas preciosas que hoy pertenecen al reino de Dios.

Esta página carece de espacio para compartir las maravillas que el Señor realizó en este esfuerzo grandioso, pero al menos permíteme mencionar una de ellas que confirma que el evangelio es, indiscutiblemente, poder de Dios para salvación.

Me refiero al caso increíble de Jesús Arias, un electricista que conoció el evangelio eterno y fue bautizado. Antes del bautismo el señor Arias me comentaba que Dios lo había librado de la muerte varias veces.

Jesús Arias nació en Candelilla, estado de Guerrero en México. A la edad de apenas un año, su padre lo abandonó. Sus años de infancia y adolescencia los vivió en Acapulco con su madre. Cuando cumplió 19 años de edad viajó a Tijuana en donde se estableció trabajando como electricista. En Abril del año 2012 mientras laboraba en la azotea de una casa sufrió una descarga eléctrica que casi acabó con su vida. Narrando su historia menciona él que fue atraído por unos cables de alta tensión; había mucha humedad en el ambiente ese día lo que provocó que la descarga fuera aún más intensa.

Quedó suspendido ya que se trabó con unas varillas mientras el voltaje atravesaba todo su cuerpo afectando severamente sus manos, sus hombros y sus pies marcando su cuerpo para toda la vida. Los dedos de sus manos quedaron obstruidos y sin movimiento. Era de esperarse pues la descarga que recibió superaba los 400 voltios. Dios intervino poderosamente salvándole la vida al señor Arias quien admitió que ha recibido otras descargas menores en su trabajo.

Recientemente Jesús Arias recibió otra descarga más, pero en esta ocasión fue benéfica y salvífica ya que Dios permitió que dos mensajeros fieles de la iglesia, Delfino Chontal y Javier Ramírez, lo condujeran al Señor Jesús. El hermano Arias, en medio de serios problemas familiares se acercó a la iglesia, hubo momentos muy críticos y hasta sentía la opresión de las tinieblas malignas, sin embargo se aferró a las promesas de Cristo adoptando el lema “LA SANGRE DE CRISTO TIENE PODER”

Jesús Arias se bautizó en la campaña de La Voz de la Esperanza, dirigida por el pastor Ángel Rodríguez Medina y a diario continúa recibiendo descargas, pero no de poderío eléctrico sino del poder del Espíritu Santo que lo motiva a testificar gozoso del evangelio eterno que es poder de Dios para salvación.

Aunque quedaron en su cuerpo las marcas de las descargas, hoy el hermano Arias, cuenta con otra marca más; es la gran señal del cielo. Dios lo ha señalado como Su hijo, lo ha sellado para eterna salvación. Siendo un infante su padre lo abandonó pero ahora, su padre celestial lo reclama como hijo Suyo. Cuando el pastor Aragón lo bautizó, me acerqué y le dije: -“Hermano Arias, en este día en lugar de ser electrocutado fuiste electrificado por el Espíritu de Dios”. El poder de Dios preservó la vida del Señor Arias para el día de su bautismo. Menciono otra vez que Jesús Arias continúa recibiendo descargas pero ya no son eléctricas, ahora son las descargas del Espíritu Santo que diariamente lo bendice junto a su familia. El pastor Pedro Aragón confirmó que el hermano Arias hoy, es un misionero muy activo en la iglesia. En verdad podemos decir con certeza que este hombre pasó a ser de casi electrocutado a plenamente electrificado. Sin duda alguna hay poder en el Señor Jesucristo.

Pastor Ángel Rodríguez Medina - Director de evangelismo de La Voz de la Esperanza