En Este Año, ¿Cómo Puedo Ser Feliz?

El rey Salomón pasó toda su vida buscando la felicidad. Dios le dio la oportunidad de ser rey y el hombre más sabio que la tierra haya conocido. El presumió cuando dijo: “Tengo más grandeza y más sabiduría… Mi corazón ha percibido mucha sabiduría y ciencia.” Eclesiastés 1:16

Escribió 3,000 Proverbios y compuso 1,005 poemas. 1 Reyes 4:33 dice: “También disertó acerca de los árboles,… disertó acerca de los animales, las aves, los reptiles y los peces.” También probó todos los placeres y experimentó la alegría. Gustó el vino y probó los deleites cuando tuvo 700 esposas y 300 concubinas. En el libro “Profetas y Reyes,” página 41, la autora comenta: “Después de haber sido uno de los mayores que hayan empinado un cetro, Salomón se transformó en licencioso instrumento y esclavo de otros. Su carácter, una vez noble y viril, se troncó en enervado." Este famoso rey escribió en Eclesiastés 2:4,5,11: “Engrandecí mis obras, me edifiqué casas, planté viñas, hice huertos y jardines, y planté en ellos toda clase de árboles frutales. Miré luego todas las obras que había hecho, y el trabajo que tomé para hacerlas; y vi que todo era vanidad y correr tras el viento, sin provecho debajo del sol.”

Salomón también fue el hombre más rico que el mundo haya conocido. Compró siervos y siervas. También tuvo posesión de mucho ganado. Se llenó de plata y oro y tesoro preciado de reyes y provincias. Poseía cantores, cantoras e instrumentos musicales de toda suerte. En oro, Salomón recibía de renta cada año 666 talentos, que equivale a 23 toneladas. Esto, en nuestro mundo de hoy, es igual a decenas de billones de dólares. ¡Oh! Y, ¿qué de la comida diaria del rey? Diez bueyes engordados, veinte bueyes de pasto y cien ovejas; sin contar los ciervos, gazelas, corzos y aves engordadas. Claro, que alimentaba a todas sus reinas, concubinas e hijos también. ¿Sabias que este rey formó coros y orquestas para que tocaran y cantaran en su dormitorio? Su dormitorio media 52 metros de largo. Su fama llego a todas partes del mundo. Reyes y reinas le visitaban. Grandes estadistas le emulaban y escribían libros que hablaban de la gran sabiduría de Salomón.

En este año nuevo tal vez tu meta sea alcanzar uno de los tantos logros de Salomón en tu vida: Riquezas, placeres, dinero, fama y sabiduría. Y si esta es tu meta, el Señor te responde, “Sin Mí, nada podréis hacer.” Salomón terminó diciendo que todo es vanidad y lo único que verdaderamente vale la pena es temer y amar a Dios sobre todas las cosas. También añade, que el fin del discurso es guardar Sus mandamientos. Por eso hoy te doy la mejor fórmula para que este año alcances tus objetivos: Primero conoce a Cristo Jesús como tu Salvador personal; en segundo lugar cultiva una relación con Cristo Jesús; y en tercer lugar, confía en tu Salvador, que El hará una obra maravillosa en tu vida. ¡Te deseo a ti y a tu familia un feliz año nuevo y que Dios te bendiga!

Pastor Omar Grieve - Director y Orador