Un Crisol de Culturas

Los Adventistas del Séptimo Día somos una familia mundial de creyentes Cristianos. No importa donde encontremos a un Adventista, se nota que él o ella se adhiere a las enseñanzas e ideales de la Biblia. Sus vidas ilustran y demuestran fe en Dios y un cometido de compartir el evangelio de Cristo al resto del mundo. 

El Congreso Mundial de la Asociación General de la Iglesia Adventista ocurre cada 5 años desde 1887. Es un foro donde se eligen los oficiales mundiales de la iglesia y se votan los cambios a la Constitución de la iglesia. Los delegados escuchan los reportes de cada una de las 13 regiones administrativas de la iglesia, llamadas Divisiones. Estos delegados son cuidadosamente elegidos y tienen la responsabilidad de votar, representando sus regiones mundiales de acuerdo al número de su membresía y la sustentabilidad de sus campos locales.  

Mientras que los negocios de la Iglesia Adventista mundial son parte intrínseca de este magno evento, lo más impactante es ver el mosaico de culturas que se reúnen, teniendo la oportunidad de conectarse con amigos y hermanos de todo el mundo. Ciento sesenta y nueve países están presentes en este Congreso del 2015, formando un hermoso crisol de razas, idiomas y culturas.  

Las diferencias son notables, pero algo nos une a todos por igual: ¡La intensidad en el deseo de ver la Segunda Venida de Cristo como un pueblo unido, preparado para el encuentro con nuestro Señor y Salvador! 

“Amén; sí, ven, Señor Jesús.” Apocalipsis 22:20